La oportunidad no se repetirá, piensa. “La oportunidad no se repetirá” es lo que, exactamente, piensa.
Él no es un escritor de esos que argumentan primero y buscan después los personajes que necesita. A él se le mete la gente dentro. “A mí se me mete la gente dentro”, piensa. Habitan en él, habitan en su tiempo, en sus dientes, en sus córneas, en el bulbo raquídeo, en las meninges.
“¡Que les den por el colon!” se dice. Ahora están todos atrapados en aquella estancia. Los va a hacer volar por los aires. “Los voy a hacer volar por los aires” es lo que, exactamente, piensa. De modo que agarra el pomo de la puerta, la abre, y con un movimiento rápido lanza al interior un poemario de Bukowski.
Corre a parapetarse tras un sofá, se arrodilla, con las manos se tapa los oídos, abre la boca…
Tres…
Dos…
Uno…

Rafael M. Medina

 

Volver a concurso de microrrelatos “La Estancia” >>

 

Share This