El teniente Palomares de la guardia civil entró en la estancia sabiendo que allí se iba a 
encontrar lo que la señora de la casa le había contado entre sollozos.Lo acompañaba un joven
recién salido de la academia que al entrar se llevó su mano a la cabeza al ver el desaguisado.
Palomares escudriñó la habitación con ojos expertos; libros apilados en la mesa, signos de lucha…
y un cadáver que se encontraba sentado en un sillón con un abrecartas clavado en el ojo. Se aproximó
al cadáver con cautela y lo observó con detenimiento; descubrió que en la mano tenía el jirón de una
camisa ensangrentada. Se colocó los guantes, lo cogió y olió; un perfume embriagador de mujer le
rodeó por completo. Al observar que venía el forense se apartó del cadáver y se dirigió hacia el
pasillo. Se acercó a la viuda y le preguntó:
— ¿Su marido tenía una amante?

Alfonso R. Rebollo

Volver a concurso de microrrelatos “La Estancia” >>

Share This