No hay mejor antídoto para la resaca que el despertar al olor de la lumbre, ya está hirviendo el agua después del sofrito de conejo con serranas. Y como no ya está la abuela preparando el postre de la huerta para el deleite de sus comensales receta de transmisión oral y práctica.

Cuantas veces le habremos dicho abuela revélanos porque tu paparajote está tan exquisito y en los ventorrillos no me agradan tanto. No te basta con disfrutarlo en reunión familiar donde se consagra nuestro mayor tesoro la familia.

 

El Artesano de la Palabra

 

Volver a Concurso de Microrrelatos  “Paparajote” >>
Share This