Era una persona de las afueras. Su huerto era su mundo. Acudía a la ciudad, donde anhelaban los productos de su huerta.

Cuando veía ese torrente espeso, denso y opaco, llamado

Segura, le envolvía una pesadilla: “su huerta muerta”. Virgen de Dios, santiguabase ante la virgen del puente, la Virgen de los Peligros, y como siempre encaminabase a esa replaceta de la catedral, llamada Cardenal Belluga, donde gentes a tropel y lugares invadían su actividad visual.

Pero su predicción era esa tienda, “el Paparajote”, donde comprar souvenir y “murcianismos” de esa ciudad criminal, que a su río quería matar.

 

Jorge Vidal Pujante 

 

Volver a Concurso de Microrrelatos  “Paparajote” >>

Share This