Hay momentos en los que un fallo técnico y la magia de la literatura se unen y nos regalan un momento especial. Es lo que ocurrió durante la presentación de Amarillo luciérnaga en Archena, cuando se fue la luz y las autoras continuaron la charla iluminadas por sus móviles: desde la posición del público, daba la impresión de estar contemplando un espectáculo de luciérnagas.

Cuando regresó el fluido eléctrico, el acto continuó con normalidad. Nadie se movió de su sitio y fueron muchos los asistentes que intervinieron activamente con sus preguntas.

[slideshow_deploy id=’1993′]

 

Share This